CDES pide unidad ante estado de emergencia en el Cibao y el país

riesgo

El Consejo para el Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES) llama a la unidad, solidaridad y prudencia de la población en las provincias del Cibao y en el país, ante las inundaciones y derrumbes de viviendas a causa de las fuertes lluvias que se han producido en las últimas semanas. Apela al lado más humano de la ciudadanía y a la empatía de las empresas, para que juntos colaboren con las autoridades en controlar los efectos de las crecidas de los ríos y en reducir el riesgo en los sectores más vulnerables, como son aquellos próximos a ríos y cañadas.

Al mismo tiempo, reconoce oportuna la iniciativa de la Alcaldía de Santiago de solicitar apoyo técnico a constructoras e instituciones estatales, así como a los ciudadanos, para las intervenciones en sectores que se han visto más afectados, con vías obstruidas, puentes destrozados y cientos de familias desplazadas. Agradece que diversas empresas ya hayan brindado su apoyo mediante el aporte de equipos pesados que han servido para el auxilio de los ciudadanos que viven en situaciones riesgo en una de las provincias declaradas en estado de emergencia.

De igual modo, las entidades empresariales de desarrollo miembros de Compromiso Santiago también han manifestado su interés en contribuir con el control de daños ocasionados por los fenómenos meteorológicos que han azotado especialmente la Zona Norte del país, y en prevenir el empeoramiento de la situación para el municipio y la provincia de Santiago.

Ahora más que nunca se evidencian prioritarias las acciones estratégicas contenidas en el Plan Estratégico de Gestión e Intervención en el Sistema de Cuencas de Santiago y su entorno regional (Plan-Cuenca), donde se plantean cuatro ejes estratégicos de intervención: i) saneamiento de cañadas; ii) encauzamiento del río Yaque del Norte; iii) reforestación de las partes altas de las subcuencas; y iv) gestión integral de la cuenca y sus subcuencas. Esta iniciativa forma parte del objetivo estratégico del PES 2020: “Santiago sustentable, verde y amigo del Yaque”.

Los asentamientos informales ubicados en los márgenes del Yaque del Norte, certifican el crecimiento poblacional no controlado en las cuencas hidrográficas y acentúan la marginalidad  de ciertos sectores de la población, que carecen de acceso a servicios públicos y cuyas condiciones estructurantes de las viviendas no cumplen con los requerimientos mínimos de higiene y seguridad. De la totalidad de la población urbana que vive en la cuenca del Yaque, más de 850,000 habitantes estimados residen en la ciudad de Santiago, y dentro de ellos, se estima en 57,087 los que viven en el entorno inmediato de las cañadas, ríos y arroyos. Se trata de una población localizada que carece de tratamiento de aguas residuales y está sujeta a inundaciones periódicas.

La implementación de medidas estratégicas para la adaptación al cambio climático, mitigación de los niveles de vulnerabilidad frentes a amenazas naturales y la mejoría de la calidad de vida de la población, debe ser una prioridad para todas las entidades públicas y privadas de desarrollo económico, social y cultural. Según un informe del Banco Mundial y del Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR), presentado en la Cumbre del Clima en Marruecos, los desastres naturales causan un daño económico de más de trescientos mil millones de dólares al año y arrastran a 26 millones de personas a la pobreza. Este informe cuantifica los impactos humanos y económicos de los fenómenos meteorológicos sobre la pobreza, agravados por el cambio climático.

Yennifer Cruz

Gerente de Comunicación y Difusión del Consejo para el Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES), Oficina Técnica Coordinadora del Plan Estratégico de Santiago 2030.

Comparte en las redes