Compactar el Estado y gestar alianza Ministerios Educación y Cultura

Este Presupuesto 2021 es la primera oportunidad para que la Presidencia de la República de Luis Abinader y Raquel Peña continúe como lo hace, en la compactación del Estado y geste concurrencias de actuación entre ministerios. Estamos en la “Quinta Modernización del Estado dominicano”. Entre otras iniciativas, apostamos por una alianza entre ministerios de educación y cultura que solucione la inequidad en que se encuentran las operaciones del Ministerio de Cultura.

La cultura es recurso, medio, escenario y fin del desarrollo. Las artes escénicas y visuales y la literatura gestadas como empresas de animación sociocultural, pueden transformarse en 24 meses, en programas punteros de la marca país, “República del Mundo” y de la reactivación económica en tiempos de pandemia.

Una alianza entre Ministerios de Educación y Cultura, especialmente dedicada a la inversión de más de 2,000 millones de pesos en 24 meses en el gravemente deteriorado equipamiento cultural. Teatros, academias de bellas artes, museos, centros, salas de exposición, casas de arte y demás edificios que son auténticas escuelas culturales además de rehabilitarse, debieran tener una nueva institucionalidad sostenible. Igualmente, la nueva tecnología que se está adquiriendo además de ayudar a la instrucción, debe ser una plataforma de gestión cultural creadora de empleos. 

En 1844 la función educativa del Estado estuvo a cargo del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública. Luego la Ley 89 de 1931, asignó las competencias de instrucción pública y bellas artes a la Superintendencia General de Enseñanza. En 1934, la Ley 786 creó la Secretaría de Educación y Bellas Artes. Con la promulgación de la Ley No. 66-97 de 1997 la Secretaría cambia nuevamente de nombre, adquiriendo el de Secretaría de Educación y Cultura. Finalmente la Ley 41-00 del 2000, instituyó la Secretaría de Estado de Cultura, separándola del ministerio de educación.

El Ministerio de Educación tiene asignado para 2021 un presupuesto de gastos RD$ 194,510, 200 millones que representan 21% del total de 947,511,158 millones de todo el presupuesto 2021. Sin embargo Cultura apenas posee RD$ 2,587,888,533, un 1.3%. Sin afectar el 4% acordado de educación, al menos 2,000 millones pesos pueden utilizarse para modernizar la gestión cultural como escuela del desarrollo.   

En lo relativo a la construcción de escuelas, Santiago vía su pasado Plan Estratégico 2010-2020 había previsto construir 77 centros educativos, se edificaron 89. Hoy se impone que el Ministerio de Educación se ocupe en Santiago de invertir en equipamientos y centros culturales que se encuentran en franco deterioro físico, tecnológico e institucional. En la Agenda de Cultura para el Desarrollo se estiman unos 349,639,793 millones de pesos para las edificaciones desde el Gran Teatro, hasta Amantes de la Luz y Casa de Arte.

Somos del parecer que Luis Abinader y Raquel Peña como encargados del Poder Ejecutivo, en esta Quinta Modernización del Estado deben mantenerse cautos como lo hacen, en relación a la designación y nombramiento de nuevo personal. Avanzamos, pero más de 4,764 estructuras de gobierno deben ser compactadas, reestructuradas, absorbidas o eliminadas.

Participación Ciudadana y Oxfam afirman que el desarrollo del Estado históricamente se ha dividido en cuatro (4) etapas. Se impone un Estado más pequeño y eficiente, que siga reduciendo el número de empleados y estructuras. Armonice tamaño, competencia y niveles de gasto público. El sector público tiene 634,407 empleados públicos. Este total de empleados representan 28.5% del empleo formal de 2,226,338 de empleados privados y públicos que están activos y cotizan para TSS.

En las siete provincias del Cibao Norte, el total de empleados privados y públicos es de 864 mil, casi la misma cantidad de empleados públicos nacionales, la mayoría de los cuales se concentran en Santo Domingo. Santiago tiene 45 mil empleados públicos de un total 215 mil empleados (20%).

Todo lo anterior impone estimular la creación en el Cibao de una segunda región de desarrollo prioritario con la modernización de gestión cultural de cara al turismo y la agropecuaria con capacidad exportadora en un moderno sistema de puertos atlánticos.

Que se reduzca el Estado pero que se impulse la creación de empresas privadas y las industrias culturales, que eleven los empleos productivos y los de economía naranja (culturales). También está pendiente reestructurar el código laboral para que proteja empresas y empleos. Igualmente reducir permisologías arcaicas y asegurar la llamada “burocracia cero”. 

Teniendo como referencia las propuestas de Participación Ciudadana y Oxfam, esta Quinta Modernización del Estado puede crear un Congreso Unicameral; fusionar los Ministerios de la Presidencia y Administrativo de la Presidencia. Asimismo gestar la supresión de las Direcciones de Desarrollo Provincial y de Desarrollo Municipal, Dirección de Desarrollo Fronterizo, Dirección de Promoción de Comunidades Fronterizas, funciones que deben quedar adscritas al Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD).

Crear el Ministerio de Bienestar Social, Familia e Igualdad para compactar los Ministerios de Juventud y Mujer, INAIPI, CONANI, SAVICA, Instituto de la Aguja, programas sociales de Presidencia, PROCOMUNIDAD, Dirección de Desarrollo de la Comunidad (DGDC), Comunidad Digna, INESPRE. Si se observan en casi todos estos órganos han ocurridos casos de alta corrupción. Se han compactado muchas estructuras como IDSS, OISOE y el Despacho de la Primera dama, pero hay que ir por más.

Una alianza concurrente entre ministerios de educación y cultura es la señal que se espera en este 2021 para avanzar en el logro de un Estado Moderno con gasto público focalizado y eficiente, que se concentre en las zonas de producción cultural y agropecuaria exitosas como el Cibao. 

Reynaldo Peguero Gómez

Comparte en las redes