Compromiso Santiago, espacio estratégico de gobernabilidad

Despuntaba el 10 de mayo 2010, cuando Compromiso Santiago (CS) se transformó en el Gran Teatro del Cibao en un pacto coherente con el nuevo Plan Estratégico de Santiago 2010-2020 de entonces. Su tarea “fue gestionar una rendición de cuentas a funcionarios que ocupaban posiciones y también a candidatos, sobre su responsabilidad y defensa de los intereses de Santiago y la región”.

Para la ocasión se revisó las diferentes propuestas de candidatos al Senado y Ayuntamiento del PLD, PRD y PRSC y aliados. Eureka: las diferencias eran pocas y muchos los puntos comunes entre partidos y los anhelos de Asociación de Industriales Región Norte, Corporación Zona Franca, Cámara de Comercio y Producción, Asociación para el Desarrollo, Asociación de Comerciantes e Industriales, Asociación de Empresas de Zona Franca y Consejo para el Desarrollo Estratégico Santiago. Puntos clave a ser promovidos activamente por Medios Unidos del Cibao (MUCI).

Se anunció justamente, que ese proceso se reforzaría como se hizo, con la activa participación de las juntas de vecinos, consejos ciudadanos, fundaciones de beneficencia, empresas, clubes culturales y deportivos, asociaciones, federaciones populares, organizaciones sociales, instituciones religiosas, científicas y académicas de Santiago y la región. Muy en especial a todas las ciudadanas y ciudadanos involucrados en las Comisiones Técnicas y Coloquios Barriales de la Agenda Oficial de Santiago de este entonces.

10 años después se ven buenos resultados con la implantación de proyectos estratégicos de ese entonces que eran esperanza de todos. Los ejemplos sobran pero basta con mencionar que para la ocasión Santiago no contaba con grandes espacios verdes de oxigenación y caminabilidad, hoy tenemos el Parque Central y el Jardín Botánico. Pero además grandes centros de zona franca generaron franjas verdes y protegieron el agua con plantas de tratamiento. Todo el transporte pesado llegaba al centro de la ciudad, hoy la Avenida Circunvalación Norte facilita una nueva movilidad que lo redirige. Movilidad que continuará ampliándose. Lo mismo aconteció con diversas áreas y ejes de esta metrópolis.

Sin embargo, el monitoreo que efectuamos donado por BID al CDES, aportó un sistema de seguimiento homologable en 40 ciudades de Latinoamérica. Este monitoreo punteó los grandes desafíos que todavía tiene Santiago los que fueron incorporados al nuevo Plan Estratégico Santiago 2030. El monitoreo descubrió retrasos inexcusables tales como la necesidad de extender el ordenamiento territorial a la metrópolis y la región. También dilaciones en Puerto de Manzanillo, capacidades regionales de exportación, el sistema de manejo del agua residual, revalorización del centro histórico, ausencia de Merca Regional y más. Hoy en el contexto de los nuevos Objetivos Estratégicas de Santiago de la Década 2020-2030, Compromiso Santiago y CDES cabalgan de nuevo.

Un convenio con la Presidencia de la República aportó un escenario que inició con el diseño y operación de dos intervenciones clave. Una en el centro histórico para revalorarlo como garantía de asegurar los más de 25 mil millones de pesos que circulan anualmente en la zona y los empleos que ella aporta en coordinación con la Asociación de Empresarios del Centro Histórico (ASECENSA).

La otra operación es el saneamiento del rio Yaque del Norte en coherencia con el Plan de Saneamiento de Cuencas Urbanas de CORAASAN y el programa del Fondo Agua del Yaque del Norte. Todo lo anterior refuerza a Compromiso Santiago, como espacio estratégico de gobernabilidad, que junto al Consejo para el Desarrollo (CDES), y otras entidades, son esferas concretas de una auténtica concurrencia publico-privada en Santiago y la Nación.   

Reynaldo Peguero Gómez

Comparte en las redes