Incluir la adaptación al cambio climático en la planificación local

Joseph Biden presidente electo de Estados Unidos ratificó que este miércoles 20 de enero, el mismo día de su juramentación, por disposición gubernamental su Nación regresa al Acuerdo de París sobre Cambio Climático. Un convenio firmado en 2015 que compromete los países en acelerar inversiones y acciones de lograr bajas emisiones de carbono y prevenir riesgos. La decisión de Biden revoca la exclusión impuesta por el pasado presidente americano a los proyectos mundiales de adaptación climática.   

El presidente Biden promoverá que la Agencia de los Estados Unidos de América para el Desarrollo Internacional (USAID), se involucre de nuevo en la protección de inundaciones, prevención de sequías, reducción de riesgos y vulnerabilidades. Samantha Power, pasada embajadora de los EUA en ONU, tendrá las responsabilidades de conducir la USAID hacia ese fin. Santiago fue beneficiario vía el Consejo para el de Desarrollo Estratégico (CDES) de los proyectos Clima PLAN, Clima ADAPT y Clima INFO de esta agencia. 

Paralelamente República Dominicana hace su tarea. En especial el municipio de Santiago cabecera de 14 provincias, liderado por el Alcalde Abel Martínez, quien con sus reconocidas iniciativas tiene el mérito de haber convertido a esta ciudad en unas de las 100 ciudades resilientes del mundo. Un logro conseguido con el apoyo técnico de la Fundación Rockefeller y CDES. Hoy, Santiago coincidiendo con la nueva vocación política del presidente de EUA, está colocado en la ruta indicada para implantar acciones de impacto.

Igualmente, para estos fines nacionales el gobierno del presidente Luis Abinader muy certeramente ha colocado al frente del  Consejo Nacional para el Cambio Climático y Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL), al sociólogo Max Puig. El doctor Puig quien invitó a Santiago a ser parte de las iniciativas a nivel nacional, donde el Alcalde santiaguero tuvo la amabilidad de hacerse representar por nosotros.

Igualmente destaca que la Agencia Francesa para el Desarrollo (AFD) diseñó la Adapt’Action como herramienta para ayudar a 15 países y organizaciones a promover un desarrollo resiliente. Mediante asesoría técnica y fortalecimiento de capacidades en el período noviembre 2020 a junio 2021, AFD catalizará y facilitará acceso al financiamiento internacional y estimulará inversiones en materia de adaptación. Oportuna decisión del gobierno francés muy concurrente con la decisión del nuevo gobierno de EUA y USAID. 

Lo anterior quedó evidenciado en el taller de presentación del proyecto sobre inclusión de la adaptación al cambio climático en la planificación local. Donde se valoraron retos y oportunidades para la inserción de herramientas de adaptación en el desarrollo local, un componente donde Santiago podría aportar mucho.

Santiago tiene productos exitosos para esta planificación local tales como: i) una intervención en humedales en las riveras de ríos para el agua residual; ii) un inventario de gases efecto invernadero (GEI) con 3.32 toneladas CO2e/hab; iii) un análisis de emisiones por sector donde la energía industrial y la movilidad aportan el 60% de los GEI; iv) un estudio del crecimiento de la mancha urbana; v) una Estrategia de Resiliencia; y v) un nuevo Plan Estratégico Santiago 2030 con 10 proyectos para garantizar una ciudad de metabolismo de ciclo virtuoso.   

Santiago está en eso. Podemos ser modelo de inclusión de la adaptación al cambio climático en la planificación estratégica y el ordenamiento territorial local.

Reynaldo Peguero Gómez

Comparte en las redes